27/03/2020

La UAP resolvió una denuncia por Abuso de autoridad

La Unidad de Atención Primaria recibió una denuncia telefónica contra personal policial por Abuso de autoridad. A través del sistema informático, se creó un legajo y se resolvió rápidamente

Ayer la Unidad de Atención Primaria (UAP) de la sede de Santa Rosa del Ministerio Público Fiscal de La Pampa, a cargo de la fiscal Adjunta Natalia Urruti, recibió una denuncia telefónica contra personal policial de la Seccional Quinta de Toay por Abuso de autoridad. A través del sistema informático, se creó un legajo y se resolvió rápidamente.
 
Según el denunciante, el motivo por el cual circulaba en la vía pública era atender a su padre, quien viviría en la localidad de Toay y se encuentra gravemente enfermo y que por ello requiere de su asistencia. Sin embargo, el personal policial afirma que el infractor manifestó que se dirigía a la ciudad de Santa Rosa a un lavadero de autos, le indicó que retorne a su vivienda, no sólo porque no estaba cumpliendo con el aislamiento obligatorio sino porque además el lavadero debía estar cerrado, a lo que el denunciante se habría negado, siendo desafiante y prepotente con el personal policial. Por ello, su auto fue secuestrado.

La denuncia fue analizada en base a lo dispuesto en el Decreto de Necesidad y Urgencia del Poder Ejecutivo Nacional 297/20 y adherido por el Poder Ejecuto Provincial mediante el Decreto N°260/20, el cual establece que, durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, todos los ciudadanos deben permanecer en sus residencias habituales, no pudiendo desplazarse por rutas, vías públicas y espacios públicos, excepto para aprovisionarse de productos de limpieza, medicamentos y alimentos. El Ministerio de Seguridad dispuso de controles permanentes para impedir la circulación con el fin de evitar la propagación de la COVID-19, facultando a las fuerzas de seguridad -cada una en el ámbito territorial de su competencia- que constatada una infracción al presente decreto y para hacer cesar la conducta, se le de intervención a la autoridad competente en virtud de lo dispuesto por el articulo 239 y 205 del Código Penal, disponiendo además la retención de los vehículos por el tiempo resulte necesario. 

En este caso, la UAP entiende que el operativo policial descripto por el denunciante se realizó en consonancia a lo dispuesto por el DNU, impidiendo la circulación de una persona como presunta infractora del aislamiento social preventivo y obligatorio, disponiendo la demora y secuestro del vehículo en el que se movilizaba, iniciando un sumario policial con conocimiento del Fiscal interviniente por dicha infracción.

Respecto a las excepciones previstas por el DNU, la resolución de la UAP señala que quien se encuentre dentro de ellas, no solo debe alegarlas sino además justificarlas y/o probarlas porque si no nos encontraríamos en el absurdo de que cada persona que deseara salir a la vía pública pudiera hacerlo sin justificar, tornando la excepción en la regla.

Según Urruti, la conducta del denunciante no sólo no se encuentra justificada, sino que ahora deberá afrontar un proceso penal por la puesta en peligro de la salud pública y además por desobedecer lo dispuesto en el DNU, ello conforme a lo dispuesto por el articulo 205 y 239 del Código Penal.

En definitiva, teniendo en cuenta lo normado en el artículo 259 del Código Procesal Penal, se procedió a la Desestimación de la denuncia, por entender que no hubo un delito por parte del personal policial.





Volver arriba